Matilda

Matilda

Matilda

Hace alrededor de 4 años llegó la Matilda con nosotros, una linda perrita de raza salchicha (Dachshund), fué amor a primera vista, tenía 3 meses cuando la compramos, han visto a un cachorrito de salchicha??? es de los mas lindos que hay. Se convirtió en el juguetito de la casa, practicamente la vida empezó a girar en torno a ella.

El carácterde la Mati es súper especial,  había que tener mas chuchos para darnos cuenta de los educada y bien portada que es. La llevábamos de arriba a abajo. Sacarla a caminar siempre fué una lucha, nunca ha sido una fanática del ejercicio.  Ver la correa para salir a caminar era suficiente para que se desvaneciera y se volviera peso muerto. Después de pláticas, convencimientos y por último regaños salía a la calle, prácticamente había que arrastrarla hasta cuando ella veía que ya íbamos de regreso, ahí era cuando empezaba a correr… Cuando íbamos a la casa de mis papas pasaba el tiempo martirizando a la Monita (perrita schnauzer de mis papas) eran días felices para ella.

En alguna época de la vida nos tocaba viajar mucho en carretera, creo que allí es cuando su carácter empezó a cambiar, no soportaba pensar que nos íbamos a ir y no la íbamos a llevar, en cuanto veía una maleta salía corriendo a instalarse al carro. Era la mejor en el carro, nunca ensució, siempre bajaba su ventana (había que poner seguro porque ella aprendió como hacerlo) en fin, ella siempre ha sido una linda perrita.

El año pasado fué cuando todo se complicó, la Mati siempre ha sido una perrita muy temperamental a medida que empezaron a llegar perros nuevos a la casa ella empezó a cambiar,  sentíamos que se empezó a deprimir,  a la par de todo esto coincide que la teníamos que castrar, nuestra opción en el momento fué castrarla en jornada a bajo costo, al final de cuentas la operación le salvó la vida porque ella tenía piómetra (de lo cual nosotros no teníamos ni idea), con lo que no contamos es con lo que se vino después… A la semana de operada empezó a ponerse mal, estaba decaida, lloraba si la cargábamos, no quería comer, no jugaba; La llevamos a varios veterinarios y siempre coincidían que estaba anémica  entre otras cosas. Tuvimos que hacer un calendario con las medicinas que había que darle por dias, aprendimos a inyectarla, no la dejábamos subir y bajar gradas, había que hacerle comida especial, etc. etc. Finalmente se le hicieron rayos x y se determinó que tenía un problema en las vertebras (al parecer una dolencia muy común en esta raza de perro), para lo cual se le dió la medicina y santo remedio, en cuestión de días se empezó a animar.

Siempre he pensado que a la par de todas sus dolencias estaba la tristeza de tener que compartir la atención con otros perros mas… Para mi mis perros sienten y están tan involucrados con nosotros emocionalmente que cualquier cambio a ellos los altera también.

Mi Mati ahora juega, corre y es feliz, ya nos mueve la cola y muerde los pies cuando tiene hambre, porque eso si, ella no come con los demás, no le gusta, la tenemos que llevar adentro y darle de comer a ella sola con nosotros sentados a la par, creo que sigue siendo la forma en la que ella se siente cerca de nosotros y tenemos un ratito solos sin que nadie mas nos quite la atención. La adoramos y nos encanta tenerla con nosotros…